Cuba, terrorismo y guerrilla marxista en Colombia

Por: Juan Milton*

Imagen realizada por Encé


En las últimas semanas mucho se ha hablado en las noticias sobre la decisión del gobierno de los Estados Unidos de América de volver a incluir a Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo. La lista permite a los Estados Unidos recrudecer las sanciones contra la isla caribeña. Cuba ha formado parte de esta “lista negra” desde que la administración del presidente Reagan la incluyese por primera vez en 1982. Y no fue hasta el 2015 que la administración Obama eliminó a Cuba durante el deshielo de las relaciones bilaterales. Los otros países que forman parte de la lista son Corea del Norte, Irán y Siria.


En enero pasado, en un corto mensaje publicado por Mike Pompeo, el Secretario de Estado de la administración Trump, el funcionario aclara que “hay que poner fin al continuo apoyo de Cuba al terrorismo en el hemisferio occidental. Hoy, Estados Unidos vuelve a incluir a Cuba en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo para que el régimen de Castro rinda cuentas por su comportamiento maligno”.


¿Pero cuál es el pretendido vínculo de Cuba con actividades terroristas? La respuesta en este caso la tiene Colombia, ese país de exuberante geografía y delicioso café, pero maldecido a causa de un conflicto armado de más de 50 años y que ha costado la vida a un poco más de 260 000 colombianos. Lo que poco se sabe, porque poco se habla de ello, es que Cuba tiene una gran responsabilidad histórica en ese conflicto.


En Colombia han operado desde principios de la década de los 60 diversos grupos armados o guerrillas de ideología marxista que tenían como objetivo tomar el poder por la fuerza. Las dos guerrillas más conocidas son el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El ELN fue fundado en 1964 por los hermanos Fabio y Manuel Vásquez Castaño, dos estudiantes colombianos enviados por partidos y movimientos de izquierda a “formarse” en Cuba en 1963. Por lo tanto, cabe decir que sus actividades como guerrilleros comienzan bajo los auspicios de Fidel Castro y que la influencia de Castro ha sido tan grande que hasta la bandera de este grupo guerrillero es una fiel copia de la bandera del Movimiento 26 de julio (M-26-7).


¿De qué exactamente se le acusa a Cuba en 2021?


El ELN es considerado como un grupo terrorista por diversos países, entre ellos los Estados Unidos, Canadá, algunos miembros de la Unión Europea y Colombia. Se acusa al grupo rebelde de financiarse del secuestro, de la extorsión, del narcotráfico y de la minería ilegal. También ha participado en ataques a la infraestructura económica del país y en el reclutamiento de menores.


A principios del 2020, el gobierno de Colombia solicitó formalmente al gobierno de Cuba de proceder a la extradición de cuatro de los principales líderes del ELN que se encuentran en la isla. Estos importantes miembros del ELN se encontraban en Cuba como parte de las negociaciones para los acuerdos de paz con el gobierno colombiano, las cuales han quedado prácticamente sepultadas desde principios del 2019, cuando un atentado con coche bomba a una academia de policía en Bogotá costara la vida a 22 cadetes. Al parecer, el atentado fue perpetrado por el ELN, lo cual hizo que el gobierno de Iván Duque suspendiera toda negociación con el grupo armado. Cuba está en una posición difícil ante la demanda de extradición que oficialmente le ha presentado el gobierno de Colombia, dado que las relaciones históricas entre el ELN y el régimen comunista de la Habana son muy estrechas. A fin de cuentas, el ELN es un hijo bastardo de la revolución cubana.


A esto se suman las acusaciones del Departamento de Estado de los Estados Unidos, el cual asegura que Cuba ha brindado refugio a prófugos de la justicia norteamericana que han cometido actos terroristas y asesinatos en el territorio norteamericano, mayormente con fines políticos. Aunque la mayoría de estos casos datan de la época de la guerra fría y no de tiempos recientes. La nueva inclusión de Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo tiene que ver más con la presencia de representantes del ELN en la isla caribeña tras las fallidas negociaciones de paz, y la relación que existe entre el régimen comunista de La Habana y el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. Este último acusado de brindar cobija a miembros de la narco guerrilla FARC, según se hace alusión en el anuncio oficial del Departamento de Estado.


¿Una maniobra política de Trump?


La reciente inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo puede también deberse a una maniobra política de la administración Trump, para así dificultar el proceso de normalización de las relaciones con Cuba. Como es conocido Biden pretende retomar la política de apertura hacia la isla comunista iniciada por Obama. Por lo tanto, los argumentos que se emplean actualmente para incluir a Cuba en la lista de países promotores del terrorismo son cuestionables, pues Cuba ha jugado un papel clave en los acuerdos de paz en Colombia y se ha mantenido alejada de la injerencia flagrante que caracterizaba los primeros años del régimen comunista.


Sin embargo, puede esperarse que las sanciones hacia Cuba se recrudezcan, ya que le será muy difícil obtener recursos y financiamiento de la comunidad internacional. Una vez más, es la mayoría del pueblo cubano, desconocedora de esta historia obscura y turbia, quien seguirá sufriendo las consecuencias de un conflicto que perdura por más de 60 años. Los cubanos seguiremos pagando por los pecados originales del padre fundador de la Revolución del 59. Cierto es que hemos insistido mucho en la paja del ojo ajeno, quiero decir, en las acciones de la CIA en América Latina, pero muy poco se ha hablado y se habla de la implicación que Cuba ha tenido en la creación y desarrollo de grupos de extrema izquierda incluyendo guerrillas como el ELN. No hay que olvidar que la nación insular caribeña también ha desempeñado un papel crítico en todo tipo de intervenciones militares directas en países como Panamá, República Dominicana o Nicaragua.


No sé por qué, pero otra vez me siento engañado. Al final, todo deja entrever que las revoluciones se exportaban por aquellos años, y no como nos decía el Barbudo desde sus elocuentes discursos antiimperialistas.


*Nota sobre el autor:

Juan Milton es el pseudónimo que el autor del artículo ha escogido para escribir sobre Cuba en toda tranquilidad de espíritu. Es la versión latina de John Milton, escritor inglés y autor de la obra literaria El Paraíso Perdido. Cuba es para Juan Milton ese Paraíso que los cubanos hemos perdido. La desidia y la impotencia nos ha llevado a un abandono tanto físico como emocional de nuestra Patria. El autor no es politólogo ni experto en ciencias políticas. Es otro cubano de la diáspora con las mismas preocupaciones de muchos de sus compatriotas. Ingeniero, candidato a doctor y docente universitario, Juan Milton es un apasionado de la historia y cree profundamente que el futuro de Cuba pasa por rescatar la Nación Cubana como ideal unificador.

© 2023 by Train of Thoughts. Proudly created with Wix.com